domingo, 13 de julio de 2014

El boxeo como trama policial


Juan Carrá es periodista, especializado en crónica policial. Es autor de la novela Criminis Causa y de cuentos publicados en diversas antologías vinculadas al género negro. Lima, su última novela, próxima a publicarse por la editorial Vestales en su nueva colección Opus Nigrum, es una incursión potente y vertiginosa en los mundos del boxeo y la delincuencia. Conversamos con él al respecto.

Lima. Un sábado más


1

Lima asoma el bucal. Busca aire en cualquier parte. Las piernas le tiemblan, pero igual avanza. Tira la izquierda en punta. Marca el golpe y avanza. El corte en la ceja ya no sangra. Pero la zona parece un volcán morado a punto de estallar. Por eso sube la derecha. Se cubre. Lima sabe que, si el Nelson acierta
otro golpe, ya no habrá forma de parar la hemorragia. En eso piensa mientras tira manos para mantenerse lejos. En eso piensa cuando baja la guardia para ensayar un gancho que corta el aire. En eso piensa, cuando Nelson retrocede y pega.
Otra vez en la ceja. La lona desgastada se tiñe de sangre.

Lima, un sábado más


martes, 25 de febrero de 2014

Cayó El Chapo: detalles de la detención y su posible sucesor



Cosecha Roja.-

El Chapo estaba dormitando, vestido. Esperaba para salir rápido, como lo venía haciendo hacía 13 años, desde su última fuga del penal. Al lado de la cama de la habitación 401, tenía un arma. Apenas vio a los marinos intentó alcanzarla. No pudo.
Abajo, en la puerta del edificio Miramar, había cuatro camionetas blancas de la Secretaría de la Marina. Era un operativo conjunto: estaban la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA) y la Procuraduría General de la República (PGR) de México, que habían estudiado sus movimientos de cerca los últimos días. En el lobby, su hombre de confianza y de seguridad, Carlos Manuel Hoo Ramírez, ya estaba detenido.
El 17 de febrero, en Culiacán, había podido escapar. Por una puerta oculta debajo de una bañera, conectada a una red de túneles. Pero estaba cada día más desprotegido después de las detenciones de tres de sus hombres: ‘El Pelacas’, ‘El 19′ y ‘El 20′. Los celulares incautados y las señales vía satélite que conseguían a través de ellos, fueron claves.

El Patrón del mal, mucho más que Pablo Escobar




Mientras canal 9 emite "El Patrón del mal" -serie basada en la vida de Pablo Escobar- algunos de los protagonistas de la historia real pasan sus días en cárceles de los Estados Unidos, otros en celdas colombianas, muchos ya cumplieron sus condenas y la mayoría están bajo tierra. La familia del Capo, exiliada en Argentina desde 1995, es espectadora de su propia historia.

sábado, 15 de febrero de 2014

Criminis causa, una lectura de Gonzalo Viñao



            Al terminar la lectura de “Criminis causa”, novela de Juan Carrá editada en 2013 por Letra Sudaca, vuelve a presentarse esa pregunta que los escritores (y los lectores) tienen el mal hábito de no hacerse: ¿qué historias vale la pena contar?
            El contexto de postmodernidad histérica en el que vivimos nos lleva, generalmente, a descartar la pregunta, o a responder mediante perífrasis relativizadoras: que no hay historias más o menos válidas a la hora de narrar, que ningún argumento reúne méritos propios a partir de los cuales elegir tal o cual, y que todos los relatos se presentan en igualdad de condiciones a la hora de establecer nuestras preferencias, tanto para los escritores como para los lectores. Setenta años de televisión, treinta de internet y, para resumir, esa larga tradición de colonización cultural que hoy llamamos globalización, convalidan esta neutralidad isonómica de los relatos.

lunes, 25 de noviembre de 2013

La certeza de la muerte, el camino de la vida


¿Qué pasa cuando la idea de la muerte se nos convierte en certeza? Las reacciones pueden ser múltiples: desazón, ira, tristeza, impotencia, indiferencia. Pero también puede aparecer la necesidad de que todo termine. De que la muerte llegue lo antes posible. Sin importar el dolor de los otros, ni tampoco el propio: hay quienes, entonces, ante la certeza de la muerte pueden elegir morirse en vida.
Más o menos esos son los ríos que Sebastián Chilano elige navegar en su nueva novela “Tan lejos que es mentira” (Letra Sudaca Ediciones). A un hombre de 33 años su médico el doctor Chilano– le dice que tiene cáncer. Entonces prefiere callar. Callar y pensar de qué manera puede dejar atrás su vida, sus afectos, sus frustraciones para morir lejos de la mirada humillante de quienes, seguro, le tendrían lástima. Entonces empieza un viaje interno –me animaría a decir del escritor y del personaje– en el que  habrá mucho más que el cinismo de quien esconde la posibilidad de la muerte. En “Tan lejos que es mentira”, Chilano decide meterse con los conflictos generacionales. La mirada de ese hombre de 33 años

El Secreto de San Isidro, una investigación profunda y dolorosa


Nicolás Cassese no podía creer lo que estaba viendo cuando en un programa de televisión dos hermanos denunciaban haber sido abusados por un maestro de plástica, a principio de los 70, en uno de los establecimientos más prestigiosos de San Isidro: San Juan el Precursor. El impacto no fue sólo por lo terrible de la historia, tampoco por el peso del silencio que parecía romperse en esa entrevista en que mencionaba a Peter Malenchini –amigo íntimo de la familia Cassese– como el victimario. El mayor impacto era que el escenario de los abusos había sido su escuela, la misma que había fundado su abuelo y la que guardaba entre sus muros una historia de dolor que era necesario sacar a la luz.
Ese proyecto culminó en “El secreto de San Isidro” (Sudamericana) en el que Cassese conjuga una excelente pluma literaria con una ardua investigación periodística. En diálogo con El Atlántico, Cassese contó los pormenores de una investigación tan profunda como dolorosa.

martes, 29 de octubre de 2013

Caparrós: “La democracia delegativa ya no tiene sentido”




El periodista y escritor, que pasó por Mar del Plata para presentar Argentinismos, dialogó con El Atlántico sobre el actual sistema político nacional y aseguró: “podría haber muchos más niveles de participación en las decisiones”
Martín Caparrós habla claro, pero bajo. Tan bajo que apenas se lo escucha entre el murmullo del café donde nos encontramos. Sin embargo su voz grave, por momentos, se impone al ruido. Lo calla. Y opina. Es que Caparrós es uno de los intelectuales argentinos más controvertidos del momento. Sus posiciones incómodas respecto de los gobiernos kirchneristas lo han colocado en lugares que incluso él detesta. “Es malo que te critique gente que querés o que respetás. Pero cuando te elogia gente que aborrecés, es mucho peor”, dice.
En su paso por Mar del Plata para presentar su ensayo político Argentinismos -charla colmada de personas en el ciclo Verano Planeta- , y a poco de ser galardonado con el Premio Herralde por su última novela Los living, Caparrós dialogó con El Atlántico sobre su obra y su rol de intelectual en los tiempos que corren.

jueves, 24 de octubre de 2013

Lobería llora a su intendente y Tyson va al destierro

Crónica publicada en Infojus Noticias



Julio César Aldecoa tenía en las manos la carabina y el hacha. Un oficial de la policía bonaerense lo miró y no podía creerlo: Aldecoa estaba bañado en sangre. El efectivo no sabía si ese hombre al que en principio no reconocía estaba herido. Pero notó que quería deshacerse de las armas. Entonces le dio la voz de alto y lo aprehendió de emergencia.
Ya habían pasado las 20 horas del sábado 19 de octubre. En la radio policial las voces se cruzaban y se confundían. Hasta el momento nadie se había dado cuenta de que los tres llamados que se recibieron –dos a la comisaría y uno al 911– hablaban de lo mismo. Tampoco sabían aún que el intendente Hugo Rodríguez estaba muerto.
El primer llamado fue a la comisaría de Lobería. La voz de un hombre que no se dio a conocer denunció que en la parte trasera del Parque Municipal Narciso Del Valle se escuchaban disparos. Casi simultáneamente, entró otro llamado. Esa vez era una mujer. Desesperada. Pedía asistencia médica para la calle Francisco De Caso 150. Un tercer llamado, éste al 911, repetía la versión de los disparos en el Narciso Del Valle.

miércoles, 16 de octubre de 2013

El Poniente, por Juan Guinot


Frío a mis espaldas. Un hálito cobija las palabras que, como cada poniente, me dicen “ las manos como arma, la acción como venganza”. Cierro los puños, afirmo los muslos contra la silla. El frío entra a mi cuerpo.
En el departamento de al lado, ladra el pekinés. En el cielo, pinceladas anaranjadas caen y se licúan por donde ya se perdió el sol.
Portazo, ecos de pisadas, escaleras abajo.

lunes, 14 de octubre de 2013

Trimarco, la mujer que lucha por todas las mujeres


Los ojos negros de una mujer de rostro adusto miran desde la tapa del libro. Los labios semifruncidos. Igual que el seño. Es la mirada de Susana Trimarco, la mujer que el 3 de abril de 2002 dejo de ser una más y se convirtió en un símbolo.  
Lo primero que hay que decir de este libro es que Soledad Vallejos asumió un gran riesgo. A la hora de elegir contar una historia, lo primero que hay que evaluar es cuánto de novedad habrá en lo que hay para decir de tal o cual tema. Y Soledad Vallejos eligió a Susana Trimarco, la mujer de la que se ha hablado casi hasta el hartazgo en todos los medios de comunicación. Que ha sido endiosada y demonizada. Que, incluso, sirvió de eje para trazar una de las historias de ficción más vistas en la televisión argentina. Con todo esto “en contra” nació “Trimarco. La mujer que lucha por todas las mujeres” (Aguilar). Y, entonces, lo primero que hay que decir es que Soledad Vallejos supo superar el riesgo, para crear un libro que se aleja de lo mil veces dicho para penetrar en el relato propio de la persona desnuda de personaje.

martes, 1 de octubre de 2013

Se presenta Epicrisis de Gastón Intelisano en Mar del Plata



El sabado 12 de octubre a las 19:30 hs en Librería Polo Norte (Constitución 5843). Estarán acompañando a Gastón Intelisano, los escritores marplatenses Sebastian Chilano y Gabriela Exilart.

lunes, 16 de septiembre de 2013

Cristian Alarcón: rey en un mar de castillos peronistas



En este libro hay otro Alarcón. A ver: Cristian Alarcón es, quizás, uno de los referentes más importantes de la no-ficción y la investigación periodística de los últimos tiempos. Sus libros “Cuando me mueran quiero que me toquen cumbia” y “Si me querés quereme transa” se han convertido en objeto de culto para quienes gustan de la crónica narrativa. Del análisis serio de la violencia urbana. Pero acá, en “Un mar de castillos peronistas”, los lectores de Alarcón se encontrarán con otro autor, otro cronista, otro hombre. Y, en eso, quizás, está la mayor riqueza de su nuevo libro: conocer otro costado de uno de los cronistas más destacados de nuestro tiempo.

miércoles, 28 de agosto de 2013

TRIMARCO: La mujer que lucha por todas las mujeres


El dolor de Susana Trimarco no encuentra verdad ni justicia. Su vida cambió para siempre la mañana del 3 de abril de 2002 cuando Marita Verón, su hija, desapareció sin dejar rastros. Dejó de ser una esposa dedicada, una madre común y una abuela amorosa para convertirse en símbolo de una lucha que no cesa: la lucha contra la mafia de la trata en la Argentina.

martes, 27 de agosto de 2013

Sangre y cirugías estéticas en un policial trepidante


Por Julieta Grosso para Télam

Entre guiños y chanzas al componente misógino del policial clásico discurre el nuevo enigma que se le plantea a la detective Ruth Epelbaum en "Siliconas express", heroína que la escritora María Inés Krimer hizo debutar en "Sangre kosher" y que en esta obra se interna en un mundo de postizos e intervenciones quirúrgicas para instalar la obsesión por la belleza eterna.
Si no hay cadáver no hay enigma a resolver. Y a Ruth no se le ha interpuesto uno sino dos, emplazados en dos puntos distantes de la ciudad, una mansión en San Isidro y un casino en Puerto Madero.
Por debajo de este entramado que captura al lector de principio a fin, hay otro que se focaliza en el malestar social derivado de la obsesión por los cuerpos voluptuosos y el monopolio de un  arquetipo de belleza que tiraniza a las mujeres.

domingo, 25 de agosto de 2013

“Los Corleone”: Toda familia tiene un pasado


La publicación de “Los Corleone” (Emecé) significa, para los fanáticos de la saga El Padrino, la posibilidad de recorrer los primeros pasos de la familia encabezada por Vito en el camino hacia convertirse en uno de los grupos más importantes de la mafia italoamericana en Nueva York.
Escrito en una coautoría póstuma por Mario Puzo y Ed Falco este libro toma como personaje central a un joven Santino “Sonny” Corleone, hijo mayor de Vito y Carmela, quien decide, a espaldas de su padre, convertirse en un gangster. El libro, inédito hasta el momento, está basado en los manuscritos de Puzo para el guión de la que sería la cuarta parte de la saga llevada al cine por el reconocido director Francis Ford Coppola. El proyecto entre Puzo y Coppola se vio interrumpido por la enfermedad que, en 1999, aquejó al escritor hasta terminar con su vida. Fue entonces que el proyecto de la cuarta parte de la que, quizás, haya sido la mejor trilogía de la historia del cine, quedó suspendido.

jueves, 22 de agosto de 2013

Trelew: Vencedores vencidos


El pasillo es angosto. Los 19 están parados frente a la entrada de sus celdas. Desnudos. O casi. Pero así se sienten. El frío patagónico no deja que sientan el calor del cuerpo más próximo. No hay lugar para la charla. Tampoco para las miradas cómplices. Los 19 están parados de espaldas al lugar donde pasaron los últimos días encerrados. Afuera la noche es silenciosa y las estrellas brillan en el inmenso cielo del campo. Adentro de la Base Almirante Zar, los 19 miran el piso de cemento mientras escuchan la voz del hombre que va a fusilarlos.

***

lunes, 19 de agosto de 2013

¡Puta, qué ganas de jugar tengo!



Me desperté pensando en ella. Tenía siete años, no más, y a esa edad ella sólo puede ser una pelota u otro juguete. En mi caso era una espada. Hecha por mí, con la ayuda de El Gringo y El Negro, los melli de al lado, que andarían por los once. Me la acuerdo patente, tanto que puedo sentir las astillas en mis manos de nene. La madera la sacábamos de los cajones de fruta de la verdulería de la esquina. Después, desclavar con precisión los listones largos que se convertirían en la forjada hoja del futuro sable. En cruz otra madera, más corta, hacía las veces de tope de la empuñadura que poco a poco se cubría con pedazos de cámara de auto para poder asirla con más firmeza y evitar la pérdida del arma durante algún duelo. La clave era unir las maderas en cruz con dos clavos. Uno paralelo al otro, para que la más corta de las maderas no girara ante el primer cruce de estocadas. Con ella fui El Zorro, Mosquetero (no D’artagnan), Pirata, Soldado, Zandocán y He-Man. Todo con la misma espada, u otra parecida porque, a decir verdad, los pedazos de madera volaban en el segundo o tercer cruce.